ACTIVIDAD del

Club de Montaña y Senderismo de la Universidad Complutense de Madrid

en colaboración con el Club Alpino Madrileño


  

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver a la página principal

 

31 de enero del 2015 

El camino de la Rubía (Puerto del Pico al Arenal)


 

Duración aproximada 5 horas 

 

Dificultad: Tres estrellas

 

Partiendo del Puerto del Pico ( 1.391 m ), monumental tajo de 500 metros en la cuerda principal de la Sierra de Gredos, y ya utilizado en remotos tiempos, como acredita la el tramo magníficamente conservado de calzada romana que lo atraviesa, tomaremos la Senda de la Rubía (PR AV-15), que discurre por la ladera sur de la divisoria de aguas Duero-Tajo en suave y constante ascenso hasta la pradera de la Rubía ( 1.600 m ), punto más alto del recorrido, y a partir del cual baja hasta el collado de la Centenera ( 1.352 m ), donde encontraremos las pistas forestales que conducen a los bellos pueblos de El Arenal y Cuevas del Valle.

 

El Puerto del Pico siempre ha sido un punto de especial relevancia en Ávila, siendo a la vez, divisoria y mirador. Divisoria entre la Meseta Norte y la Meseta Sur ; entre la cuenca del Alberche y la del Tiétar. Mirador a los cuatro puntos cardinales. Al este el soberbio pico del Torozo, reto para escaladores y comienzo del Macizo Oriental de lasierra de Gredos. Al oeste, en la dirección de la ruta, aparecen algunas de las cumbres señeras del Macizo Central de Gredos, como La Mira. Al norte la cuenca del Alberche, de suaves y onduladas formas, con el telón de fondo de las Sierras de la Paramera y la Serrota. Para terminar, al sur, a nuestros pies, donde se sitúa el hermoso Barranco de las Cinco Villas, abierto hacia el Valle del Tietar. Por su altura, su orientación a solana y a la entrada de los vientos húmedos del oeste, el Barranco de las Cinco Villas es un verdadero oasis de vegetación. En este valle de la geografía de Gredos crecen y prosperan olivos, frutales, viñedos, castaños, quejigares, pinares… Todo un paisaje de exuberantes campos que contrasta con el carácter agreste y frío de las grandes alturas de la Sierra de Gredos






 






 

Apuntarse a esta actividad