ACTIVIDAD del

Club de Montaña y Senderismo de la Universidad Complutense de Madrid

en colaboración con el Club Alpino Madrileño


  

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver a la página principal

 

9 de noviembre del 2013 

Hoces del río Riaza


 

Duración aproximada 4 horas

Dificultad: Dos estrellas

   

Al norte de la provincia de Segovia, bordeando ya el límite provincial de la de Burgos y no lejos de tierra soriana, fluye el río Riaza desde su nacimiento en la Sierra de Ayllón en busca del río Duero. Tras un primer tramo plácido y abierto, sus aguas son represadas desde 1951 por el embalse de Linares del Arroyo, a partir del cual se encajona durante unos 5 kilómetros en un cañón calcáreo que llega a alcanzar los 150 metros de profundidad. El encajonamiento termina a la altura de la confluencia con el arroyo de El Casuar, presentando a partir de ese momento y hasta el pueblo de Montejo de la Vega de la Serrezuela un valle asimétrico, con un acantilado calizo dominando una margen derecha y una fértil llanura la izquierda.


El valor natural de este paraje se expresa en cifras: se han catalogado en él 911 especies vegetales (pertenecientes a 86 familias), así como 313 especies de vertebrados (11 de peces, 11 de anfibios, 15 de reptiles, 231 de aves y 45 de mamíferos).

 

Comenzaremos a caminar precisamente en el pueblo (de curioso nombre) de Montejo de la Vega de la Serrezuela. Remontando siempre el curso del río, nos acercaremos a los primeros acantilados hasta alcanzar la confluencia con el arroyo de El Casuar, donde encontraremos (casualidades) la Ermita del Casuar, iglesia románica del siglo XII parcialmente en ruinas, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1997, con la categoría de Monumento. Se trata del punto en que el comienza (o termina, según se mire) el tramo en que el río se encajona, y constituye un magnífico mirador para la observación de aves en los acantilados.


Remontando el cañón, siempre a contracorriente, alcanzaremos el muro de la presa de Linares del Arroyo, donde acabará nuestro recorrido.

 

Apuntarse a esta actividad